Cuentos Latinoamericanos

Te presentamos los mejores 16 cuentos escritos de autores latinoamericanos, 10 cortos, 6 largos en linea pdf y mas de 80 cuentos famosos, contemporáneos y de autores premiados para que imagines y viajes por el mundo sin salir de tu lugar.

➞ Una selección de 10 cuentos latinoamericanos de terror que no te dejaran dormir.
➞ Selección con más de 50 cuentos latinoamericanos contemporáneos
➞ 18 cuentos de  Gabriel García Márquez
➞ 25 cuentos latinoamericanos de escritores famosos
➞ 15 cuentos latinoamericanos para niños de primaria, secundaria.

➤ 10 cuentos latinoamericanos cortos con autor

Para que un cuento latinoamericano se considere corto, su extensión debe ser menor a un cuento convencional, esta extensión puede variar, algunos son de solo 10 palabras otros de 150.

1. Amor 77 (Julio Cortázar)

Habla sobre la identidad de 2 personas que deciden, dejar en misterio el amor que sienten el uno por el otro, para no alejarse de la realidad ya que cuando sus cuerpos se encuentran todo se vuelve irreal.

El cuento Amor 77 de Cortazar es muy corto y nos muestra en tan solo 2 lineas cómo dejamos que la sociedad domine nuestra vida, nuestra manera de pensar y de actuar.

2 enamorados en biclita sobre una atardecer de color arcoiris

Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten y, así progresivamente, van volviendo a ser lo que no son. FIN

2. El dinosaurio (Augusto Monterroso)

Habla sobre los problemas que se presentan a lo largo de nuestras vidas. Un hombre sueña con un dinosaurio, el momento fue extraño y se podría decir que un tanto abrumador, ya que el dinosaurio intentaba atraparlo.

El dinosaurio fue uno de los cuentos más cortos de todo el mundo, nos muestra qué debemos luchar para cumplir nuestros sueños, y no tener más miedos, eliminarlos de raíz si queremos “tener suelos tranquilos”.

Un dinosaurio dibujado en un fondo negro

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

3. Alguien soñará (Jorge Luis Borges)

Cuento donde Borges deja al descubierto los pensamientos que tiene sobre el futuro prometedor, uno que estará habitado por hombres y mujeres con mentes un tanto limitadas, de hecho sólo a través de los sueños sabrán qué algunas cosas son posibles y otras no.

En alguien soñara, los personajes tienen una perspectiva más amplia, pero existirá el auto limite, y este será un contrincante muy difícil de eliminar.

Hombre de negro sin rostro en un campo verde y el viento soplando

¿Qué soñará el indescifrable futuro? Soñará que Alonso Quijano puede ser don Quijote sin dejar su aldea y sus libros. Soñará que una víspera de Ulises puede ser más pródiga que el poema que narra sus trabajos. Soñará generaciones humanas que no reconocerán el nombre de Ulises. Soñará sueños más precisos que la vigilia de hoy. Soñará que podremos hacer milagros y que no los haremos, porque será más real imaginarlos. Soñará mundos tan intensos que la voz de una sola de sus aves podría matarte. Soñará que el olvido y la memoria pueden ser actos voluntarios, no agresiones o dádivas del azar. Soñará que veremos con todo el cuerpo, como quería Milton desde la sombra de esos tiernos orbes, los ojos. Soñará un mundo sin la máquina y sin esa doliente máquina, el cuerpo.

La vida no es un sueño pero puede llegar a ser un sueño, escribe Novalis.

4. Lámparas de Hojalata (Álvaro Mutis)

El cuento relata la vida de un joven que debió elegir la primera ruta que se encontró enfrente para lograr sobrevivir. Se convirtió en un limpiador de lámparas, artefactos que les son llevados por hombres que se dedican a la cacería. El joven recibe, limpia y las deja cómo nuevas a la espera de sus dueños, no hace más que quejarse de su horrible trabajo, porque él quería ser un viajero, un hombre aventure, pero no hizo nada para conseguirlo, solo acepto su cruel destino, aún sabía qué algunas páginas podían ser modificadas.

Pájaro debajo de una lampara

Mi labor consiste en limpiar cuidadosamente las lámparas de hojalata con las cuales los señores del lugar salen de noche a cazar el zorro en los cafetales. Lo deslumbran al enfrentarle súbitamente estos complejos artefactos, hediondos a petróleo y a hollín, que se oscurecen en seguida por obra de la llama que, en un instante, enceguece los amarillos ojos de la bestia.

Nunca he oído quejarse a estos animales. Mueren siempre presas del atónito espanto que les causa esta luz inesperada y gratuita. Miran por última vez a sus verdugos como quien se encuentra con los dioses al doblar una esquina. Mi tarea, mi destino, es mantener siempre brillante y listo este grotesco latón para su nocturna y breve función venatoria. ¡Y yo que soñaba ser algún día laborioso viajero por tierras de fiebre y aventura!

5. Un paciente en disminución (Macedonio Fernández)

Un paciente en disminución habla de cómo las personas, aún teniendo más alternativas o más rutas para continuar deciden elegir el camino más fácil porque no se sienten capaces de superar los obstáculos que se presentan en su vida, por su parte el doctor, hace similitud a aquella persona que se aprovecha de la necesidades de los demás para “crecer él”.

Doctor hablando

El señor Ga había sido tan asiduo, tan dócil y prolongado paciente del doctor Terapéutica que ahora ya era sólo un pie. Extirpados sucesivamente los dientes, las amígdalas, el estómago, un riñón, un pulmón, el bazo, el colon, ahora llegaba el valet del señor Ga a llamar al doctor Terapéutica para que atendiera el pie del señor Ga, que lo mandaba llamar.

El doctor Terapéutica examinó detenidamente el pie y “meneando con grave modo” la cabeza resolvió: -Hay demasiado pie, con razón se siente mal: le trazaré el corte necesario, a un cirujano.

6. Instrucciones para llorar (Julio Cortázar)

Julio Cotazar nos da instrucciones para llorar, y nos enseña que debemos hacerlo en silencio y no preocuparnos por las situaciones que nos hicieron llorar, sino por “cómo lloramos”.

Julio intenta decirnos qué para evitar sufrir a causa de diversas circunstancias, lo ideal es hacer muecas con la cara, esto no hará olvidar del dolor y nos permitirá concentrarnos en nuestro propios gestos aunque esto último lo muestra con un poco de burla ya que alega que debemos olvidar toda sonrisa y aceptar lo que nos está ocurriendo.

Hombre con traje negro en llanto

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

7. El grillo maestro (Augusto Monterroso)

El autor Augusto Monterroso nos enseña que asta en los rincones más oscuros y lugares más inesperados pueden surgir grandes maravillas capaces de cautivar al ser humano.

Grillo color verde tocando el violín

Allá en tiempos muy remotos, un día de los más calurosos del invierno, el Director de la Escuela entró sorpresivamente al aula en que el Grillo daba a los Grillitos su clase sobre el arte de cantar, precisamente en el momento de la exposición en que les explicaba que la voz del Grillo era la mejor y la más bella entre todas las voces, pues se producía mediante el adecuado frotamiento de las alas contra los costados, en tanto que los pájaros cantaban tan mal porque se empeñaban en hacerlo con la garganta, evidentemente el órgano del cuerpo humano menos indicado para emitir sonidos dulces y armoniosos.

Al escuchar aquello, el Director, que era un Grillo muy viejo y muy sabio, asintió varias veces con la cabeza y se retiró, satisfecho de que en la Escuela todo siguiera como en sus tiempos.

8. Literatura (Julio Torri)

Un novelista que sin saber nada del mundo que le rodeaba, tuvo uno de los más grandes retos de toda su vida; hablar sobre la vida de los piratas, para ello se enfocó en su vida diaria, el actuar de su esposa, la miseria que abordaba cada calle del lugar donde habitan, algunas personas con con poco sentido del vivir y el pensar por los demás, le dieron idea al novelista para realizar una de las novelas más turbias y sobrenaturales que había escrito jamás.

Barco hundido en el mar

El novelista, en mangas de camisa, metió en la máquina de escribir una hoja de papel, la numeró, y se dispuso a relatar un abordaje de piratas. No conocía el mar y sin embargo iba a pintar los mares del sur, turbulentos y misteriosos; no había tratado en su vida más que a empleados sin prestigio romántico y a vecinos pacíficos y oscuros, pero tenía que decir ahora cómo son los piratas; oía gorjear a los jilgueros de su mujer, y poblaba en esos instantes de albatros y grandes aves marinas los cielos sombríos y empavorecedores.

La lucha que sostenía con editores rapaces y con un público indiferente se le antojó el abordaje; la miseria que amenazaba su hogar, el mar bravío. Y al describir las olas en que se mecían personas y mástiles rotos, el mísero escritor pensó en su vida sin triunfo, gobernada por fuerzas sordas y fatales, y a pesar de todo fascinante, mágica, sobrenatural.

9. El murciélago (Eduardo Galeano)

Un cuento que deje al descubierto la vanidad del hombre. El murciélago es un animal triste y desolado, se siente feo porque no tenía plumas hermosas cómo las de las aves. Un día voló Hasta Dios y le pidió alguna plumas no para sentirse “hermosos” sino para no morir de frío, palabras que lograron disfrazar un sentir egoísta que yacía en su interior.

Murciélagos volando sobre un árbol en la oscuridad de la noche

Cuando era el tiempo muy niño todavía, no había en el mundo bicho más feo que el murciélago. El murciélago subió al cielo en busca de Dios. Le dijo: Estoy harto de ser horroroso. Dame plumas de colores. No. Le dijo: Dame plumas, por favor, que me muero de frío. A Dios no le había sobrado ninguna pluma. Cada ave te dará una- decidió. Así obtuvo el murciélago la pluma blanca de la paloma y la verde del papagayo. La tornasolada pluma del colibrí y la rosada del flamenco, la roja del penacho del cardenal y la pluma azul de la espalda del Martín pescador, la pluma de arcilla del ala de águila y la pluma del sol que arde en el pecho del tucán. El murciélago, frondoso de colores y suavidades, paseaba entre la tierra y las nubes. Por donde iba, quedaba alegre el aire y las aves mudas de admiración. Dicen los pueblos zapotecas que el arco iris nació del eco de su vuelo. La vanidad le hinchó el pecho. Miraba con desdén y comentaba ofendiendo. Se reunieron las aves. Juntas volaron hacia Dios. El murciélago se burla de nosotras – se quejaron -. Y además sentimos frío por las plumas que nos faltan. Al día siguiente, cuando el murciélago agitó las alas en pleno vuelo, quedó súbitamente desnudo. Una lluvia de plumas cayó sobre la tierra. Él anda buscándolas todavía. Ciego y feo, enemigo de la luz, vive escondido en las cuevas. Sale a perseguir las plumas perdidas cuando ha caído la noche; y vuela muy veloz, sin detenerse nunca, porque le da vergüenza que lo vean.

10. El adivino (Jorge Luis Borges)

El adivino nos muestra cómo las personas que se sienten superior a otros, pueden quedar desplazadas en segundos, cómo resultado de soberbia.

Persona pensando con un fondo rosa

En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado…

➤ 6 cuentos latinoamericanos largos en linea y pdf

1. Aguafuerte (Rubén Darío)

Un cuento que pone a volar la imaginación del lector. Ruben Dario, decide encender el sentio y la perspectiva de quienes optan por leer Aguafuerte. El cuento relata la historia de un hombre señorial cuyo hogar es un poco estrecho, pero esto no es excusa para que la sociedad le pisotee. Los sacos de lana, los largos cuello, las zapatillas dignas de caballeros, todo esto podía apreciarse en un bar que apoyaba a los más importantes del poblado. Leer cuento en PDF

Varias personas en forja

De una casa cercana salía un ruido metálico y acompasado. En un recinto estrecho, entre paredes llenas de hollín, negras, muy negras, trabajaban unos hombres en la forja. Uno movía el fuelle que resoplaba, haciendo crepitar el carbón, lanzando torbellinos de chispas y llamas como lenguas pálidas, áureas, azulejas, resplandecientes. Al brillo del fuego en que se enrojecían largas barras de hierro, se miraban los rostros de los obreros con un reflejo trémulo.

Tres yunques ensamblados en toscas armazones resistían el batir de los machos que aplastaban el metal candente, haciendo saltar una lluvia enrojecida. Los forjadores vestían camisas de lana de cuellos abiertos y largos delantales de cuero. Acanzábaseles a ver el pescuezo gordo y el principio del pecho velludo, y salían de las mangas holgadas los brazos gigantescos, donde, como en los de Anteo, parecían los músculos redondas piedras de las que deslavan y pulen los torrentes.

En aquella negrura de caverna, al resplandor de las llamaradas, tenían tallas de cíclopes. A un lado, una ventanilla dejaba pasar apenas un haz de rayos de sol. A la entrada de la forja, como en un marco oscuro, una muchacha blanca comía uvas. Y sobre aquel fondo de hollín y de carbón, sus hombros delicados y tersos que estaban desnudos hacían resaltar su bello color de lis, con un casi imperceptible tono dorado.

2. Macario (Juan Rulfo)

Macario es un chico con problemas mentales, o al menos es lo que cree la gente del pueblo. el joven tiene temor de ir al infierno y decide hacer las cosas bien, entre ellas; eliminar a los sapos y ranas para que su madrina pueda dormir bien. Macario muestra un hambre intensa, la comida no hace efecto y muchos temen lo que pueda hacer para lograr alimentarse. Leer cuento completo en PDF

Corazonada  (Mario Benedetti)

Celia es la protagonista del cuento, es una chica con un comportamiento digno de una señorita. Celia trabaja en una casa de familia, donde recibe un trato agradable, excepto por parte de la señora d ela casa quien le exige que no le okeetee a su hijo, pero es él quien termina detrás de Celia, y la mete en serios problemas, a tal punto de ser golpeada por la dueña de la casa, acción por qué decide renunciar, pero antes llevara algunas cosas consigo que le servirá en el futuro. Leer cuento Corazonada completo

4. El prodigioso miligramo (Juan José Arreola)

Es vista como una metáfora entre las hormiga y el actuar del hombre quien aún luego de demostrar que es capaz de hacer algo por su cuenta, permite que el orgullo se apodere de su pensar y abusa de su fuerza para quedar cómo el mejor de todos, ignorando el daño que él hace a su cuerpo, así cómo cuando una hormiga consigue un gran botín y decide llevarlo todo consigo sin importar los peligros presentes en el camino. Leer cuento completo en PDF

5. Dulcinea (Juan José Arreola)

Un hombre con un sentido de la vida limitado y tosco es el protagonista de Dulcinea. En lugar de vivir la realidad decide esconderse entre páginas y escombros de escasa belleza que él mismo ha creado pensando en una fémina que su corazón ha robado.

Tanto esfuerzo, tanto sacrificio para encontrar a esta mujer de sus sueños y cuando al fin lo hace la muerte toca su puerta, haciéndole comprender que parte de sus esfuerzos han sido en vano y que perdió su vida buscando algo que tal vez se encontraba a su costado, o quizá fue solo su imaginación burlándose de su sueños y deseos frustrados.

Mujer volando en un pájaro gigante sobre una ciudad

En un lugar solitario cuyo nombre no viene al caso hubo un hombre que se pasó la vida eludiendo a la mujer concreta. Prefirió el goce manual de la lectura, y se congratulaba eficazmente cada vez que un caballero andante embestía a fondo uno de esos vagos fantasmas femeninos, hechos de virtudes y faldas superpuestas, que aguardan al héroe después de cuatrocientas páginas de hazañas, embustes y despropósitos.

En el umbral de la vejez, una mujer de carne y hueso puso sitio al anacoreta en su cueva. Con cualquier pretexto entraba al aposento y lo invadía con un fuerte aroma de sudor y de lana, de joven mujer campesina recalentada por el sol.

El caballero perdió la cabeza, pero lejos de atrapar a la que tenía enfrente, se echó en pos a través de páginas y páginas, de un pomposo engendro de fantasía. Caminó muchas leguas, alanceó corderos y molinos, desbarbó unas cuantas encinas y dio tres o cuatro zapatetas en el aire.

Al volver de la búsqueda infructuosa, la muerte le aguardaba en la puerta de su casa. Sólo tuvo tiempo para dictar un testamento cavernoso, desde el fondo de su alma reseca. Pero un rostro polvoriento de pastora se lavó con lágrimas verdaderas, y tuvo un destello inútil ante la tumba del caballero demente.

6. La jirafa (Juan José Arreola)

Cuento que nos muestra cómo la avaricia puede desencadenar grandes dolores. La jirafa quería alcanzar los frutos más altos, ignorando los que estaba a sus costados, por ello Dios decidió alargar su cuello, está sin notarlo, su cuerpo sufrió cambios severos que deberá acortar de por vida.

Formando parte del ecosistema de los desproporcionados, con un corazón que trabaja del mismo modo que una gran bomba de un pozo y una corriente sanguínea que va en contra de la gravedad, le demuestra que “menos es más”.

Jirafa entre las nubes

Al darse cuenta de que había puesto demasiado altos los frutos de un árbol predilecto, Dios no tuvo más remedio que alargar el cuello de la jirafa.

Cuadrúpedos de cabeza volátil, las jirafas quisieron ir por encima de su realidad corporal y entraron resueltamente al reino de las desproporciones. Hubo que resolver para ellas algunos problemas biológicos que más parecen de ingeniería y de mecánica: un circuito nervioso de doce metros de largo; una sangre que se eleva contra la ley de la gravedad mediante un corazón que funciona como bomba de pozo profundo; y todavía, a estas alturas, una lengua eyéctil que va más arriba, sobrepasando con veinte centímetros el alcance de los belfos para roer los pimpollos como una lima de acero.

Con todos sus derroches de técnica, que complican extraordinariamente su galope y sus amores, la jirafa representa mejor que nadie los devaneos del espíritu: busca en las alturas lo que otros encuentran al ras del suelo.

Pero como finalmente tiene que inclinarse de vez en cuando para beber el agua común, se ve obligada a desarrollar su acrobacia al revés. Y se pone entonces al nivel de los burros.

¿Qué son los cuentos latinoamericanos?

Los cuentos latinoamericanos cortos o largos, son aquellas narraciones que han sido escritas por autores que proceden de América Latina y que han sido escritos en lengua castellana o en portugués.

Algunos autores plasman la realidad de la época en la cual fueron escritos, así como la cultura, la identidad y las costumbres tanto de los lugares elegidos para desarrollar las historia como de los habitantes.

Características de los cuentos Latinoamericanos

No hay una manera exacta de saber cuáles son las características de un cuento latinoamericano, mas allá de que el autor del cuento allá nacido en Latinoamérica. Pero si podemos darte algunos consejos para identificar un cuento latinoamericano.

  • La mayor cantidad de los cuentos latinoamericanos son narraciones breves.
  • En las historia participan pocos personajes, pero muy bien estructurados y con personalidad propia.
  • Se resaltan las bellezas y maravillas de las regiones en la cual ocurre la historia.
  • Se resalta la cultura y tradiciones de la región en la cual ocurre el relato.
  • Presencia de modismos e idiosincrasia latina durante toda la narración.
  • Excelente calidad lingüística.
  • En la mayoría de los cuentos ocurre un evento totalmente inesperado que desencadena una historia interesante y adictiva.
  • En muchos cuentos latinoamericanos se plasma la realidad económica y política de los pueblos.
  • El final siempre es sorpresivo y completamente inesperado.